Jerga virtual: los códigos, imágenes y caracteres que reemplazan a las palabras en el mundo digital

Jerga virtual: los códigos, imágenes y caracteres que reemplazan a las palabras en el mundo digital

Por Matias Pillco

El auge de las plataformas digitales dio paso a una nueva forma de comunicación: la jerga virtual, una serie de códigos y caracteres que reemplazan a las palabras y frases. Estos modismos, propios del social media (redes sociales), se caracterizan por el uso simplificado de letras y emoticonos que no se encuentran en el diccionario. 

Julio Cayo, docente y experto en Lingüística e Idiomas explica que el uso de la jerga virtual aumentó desde la irrupción de las aplicaciones de mensajería instantánea. Observa cómo este nuevo estilo de comunicación se popularizó y se siente sorprendido por la creatividad de quienes emplean estos códigos.

“Esto puede parecer una forma incomprensible para las generaciones mayores, pero para los adolescentes es una forma natural de comunicarse por el uso de abreviaciones, frases cortas y códigos específicos. Esta forma de comunicarse de manera digital tiene sus propias reglas y estructuras”, indica el profesor universitario.

Como esta forma de comunicación es reciente, Cayo aconseja a las personas poco familiarizadas con los modismos virtuales, buscar información en línea para entender este cambio en la forma de entablar una conversación virtual.

“Al comprender estos cambios lingüísticos podemos mejorar la comunicación con los adolescentes y construir relaciones más fuertes con ellos. Mi consejo es investigar por internet los términos que uno no conoce, se puede leer blogs de influenciadores relacionados con estas palabras y, por último, preguntar a los adolescentes qué significan sus códigos y frases que utilizan”, afirma el docente de Lingüística de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA).

La Real Academia Española (RAE) mantiene una postura de “observación y estudio” sobre los cambios lingüísticos que ocurren en la sociedad, incluidos aquellos términos que surgen entre los adolescentes.

“La RAE reconoce que el lenguaje es dinámico y se adapta con el tiempo a las necesidades comunicativas de sus hablantes. Sin embargo, también se enfoca en la preservación de una norma lingüística que sirva como referencia para el uso correcto del español. Aunque reconoce la existencia de desdoblamientos y algunas modificaciones, la academia tiende a considerarlos innecesarios desde el punto de vista lingüístico”, se lee en su portal web.

Del otro lado de la moneda, Carlos Mamani Choque, nativo digital, considera que las frases, abreviaciones o emojis, entre otros, son formas “naturales” a la hora de comunicarse. 

Las imágenes o usos de las jergas virtuales es lenguaje que se entiende en una generación que convive con las plataformas desde su nacimiento o que despertó a la vida en tiempos de globalización en las que los modismos anglosajones son típicos por la eliminación de fronteras que produjo el poder del internet.

“Cómo nos comunicamos a través de las redes sociales es parte importante de nuestra personalidad. Es una forma de comunicación que nos permite conectarnos con personas de todo el mundo y compartir nuestras ideas de forma rápida. Yo creo que el lenguaje que utilizamos es una parte importante de nuestro entorno social. Es importante que los adultos comprendan este nuevo lenguaje para comunicarse mejor con nosotros”, sugiere.

Comunicación cuestionada

Para el periodista y docente de la carrera de Periodismo de la Universidad Franz Tamayo, Unifranz, Elías López Escobar, es importante que los adolescentes y adultos sean conscientes de las desventajas de este nuevo modo de comunicación, para utilizarlo de forma responsable.

“Existen varias razones por las que los jóvenes usan estas formas de lenguaje, la principal sería ser más rápidos a la hora de escribir y para diferenciarse de los adultos. Este lenguaje fue creado en las redes sociales, que tienen mayor influencia en los adolescentes. Creo que esta nueva comunicación es una parte importante de la cultura actual y aconsejo que los adultos puedan entenderlo para comunicarse mejor con sus hijos”, sostiene el profesor de Redacción de Textos.

López, además, cuestiona que el uso de abreviaturas innecesarias, códigos y emoticonos para reemplazar palabras, puede causar problemas en lo que respecta a la comunicación escrita.

“Una desventaja es que a una persona de mayor edad se le dificulta entender estas supuestas palabras, ya que no está acostumbrada a leer o escuchar estos recursos. Por otra parte, desde mi punto de vista, el lenguaje digital seguirá en aumento en los próximos años y puede que (la jerga virtual) siga creciendo”, afirma el docente universitario.

Muchos de los códigos o abreviaturas usadas en la comunicación en las redes sociales provienen del inglés o son anglicismos adaptados al español que derivan en “palabras extrañas” que dificultan el entendimiento.

“Muchos modismos en inglés dominan el entorno: mientras navegas en internet, interactúas en redes sociales, o en medio de una junta de trabajo, te encontrarás con extrañas palabras que nadie sabe de dónde vienen ni quién las inventó, porque no están en el diccionario. Se los considera los hijos rebeldes del lenguaje porque suelen ignorar todas las normas gramaticales; muchas no aparecen como una necesidad, sino como una forma ingeniosa de expresarnos”, se lee en un artículo publicado en el blog Universal de Idiomas.

En general, el lenguaje digital es una manera de comunicación poderosa porque domina las redes sociales, pero sólo puede ser utilizada de forma coloquial. Los expertos consultados consideran importante que los adolescentes sean conscientes de las desventajas de emplear esta forma de lenguaje, para utilizarla de forma responsable y no confundirla con la comunicación verbal y escrita correctas, apegadas a las reglas del idioma español.

En las redes y en el cotidiano vivir no es raro encontrar palabras como like, stalkear, spoiler, aesthetic, crush, chill, random, en algunos casos palabras del inglés que se popularizan en su uso al hablar español y otras que se convierten en modismos que resultan de abreviaturas de palabras o el recorte de las mismas que tomadas de las primeras sílabas.

 

Los emojis, imágenes que abrevian palabras 

El acceso masivo al teléfono celular, computadoras o tablets, entre otros – en tiempos de revolución tecnológica– posicionó con más fuerza el uso de imágenes para comunicar, asegura Beatriz Cahuasa, periodista 4.0. 

“Esta forma de comunicar lleva años entre nosotros, pero han ido tomando protagonismo al compás de las apps de mensajería instantánea, son ‘iconos de expresión’ que están disponibles en prácticamente cualquier aplicación o programa. No son otra cosa que imágenes hechas con signos de puntuación. En el caso del WhatsApp, como en otras apps, tomó el nombre de emoticonos para hacer referencia a los emojis, las ‘caritas’ o, en algunos casos, los stickers que utilizamos a diario como una forma complementaria de expresión en internet”, apunta.

Los emoticonos comenzaron a propagarse con los SMS, que serían los que precedieron a los “emojis”. Su denominativo se la debe a la unión de las palabras emoción e ícono como una forma de expresar sentimientos. “Su uso está ligado directamente a la expresión de emociones”, asegura Cahuasa.

El uso de los signos de puntuación de expresión – ; ) 🙂 🙁 –  se remonta a  1857,  mismo año en el que se utilizó en código morse el número 73 para expresar “amor y besos”. 

Con el tiempo y las necesidades del mercado, los emojis se popularizaron y evolucionaron, incluso apoyando tendencias y causas como la diversidad cultural, ideológica y sexual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *