La risa tiene magia y se contagia; su poder en las organizaciones | Unifranz

La risa tiene magia y se contagia; su poder en las organizaciones

La risa tiene magia y se contagia; su poder en las organizaciones

“Soy el loco que cree que la risa lo cura todo”, decía Patch Adams, el médico de la risa, a propósito de la importancia del buen humor o de la risa en la vida diaria de las personas y, particularmente, en la sanación de los enfermos. 

Cuando el ser humano está en desequilibrio emocional, su sistema inmunológico baja, se enferma y, por ende, su nivel de energía es diferente a cuando está saludable. Por ejemplo, cuando una persona está insatisfecha en una organización, deja que lo agobien pensamientos tóxicos, se queja y refleja tristeza, porque está obligado a trabajar, porque requiere el salario, pero no encuentra un propósito de vida. Esa disonancia le genera caos y hace que baje su productividad en la organización.

¿Cómo dar respuesta a esa disconformidad de las personas? Expertos han trabajado desde el siglo pasado (1995) propuestas como la risoterapia o el yoga de la risa.

Christian Ramos, colombiano, experto en gestión de capacitación, clima y cultura organizacional, bienestar y calidad de vida, es un fiel seguidor de la técnica del yoga de la risa. Sostiene que para que una persona se conecte y empiece a disfrutar lo que hace, debe trabajar con su ser.

“Hemos desarrollado el Programa de Mejoramiento Humano PMH, que tiene como una de sus recomendaciones cambiar la palabra trabajo por servicio. Nosotros servimos a los demás y detrás de ese ligero cambio hay una gran profundidad”, indica.

Luego de varias encuestas, entrevistas o grupos focales, el programa desarrollado por Ramos concluyó que detrás de las personas, en las organizaciones hay un factor común que es aprender.

Cuando empezamos a comprender que nosotros estamos aquí para aprender, para servir a los demás, cambia el concepto de “qué es lo que yo hago, si estoy trabajando o estoy sirviendo”. Eso es fundamental para que los seres humanos se den cuenta de lo valioso del oficio que están desempeñando.

La risoterapia o yoga de la risa

El estrés psicosomáticamente (condición en la cual los síntomas físicos se ven agravados por factores mentales) transmite males físicos, pero la risoterapia o yoga de la risa pueden lograr revertir sus efectos.

La risoterapia es una técnica inventada por el médico cardiólogo Madan Kataria en 1995, quien como terapia compartía chistes con sus amigos en un parque y regresaba a su casa diferente, sintiéndose mejor y con un nivel alto de energía.

Sin embargo, en la medida en que los encuentros con los amigos eran recurrentes, los chistes ya no les causaban gracias, por lo que desarrolló unos ejercicios para reír sin motivo. “Ese es el verdadero secreto de la técnica del yoga de la risa”.

El yoga de la risa o la risoterapia es reír sin motivo alguno. “Cuando reímos con sentido, nuestro cerebro está procesando la información en ciertas áreas. Las neurociencias lo explican bien. Antes se hablaba de hemisferio izquierdo y hemisferio derecho. El izquierdo es el lógico matemático racional y el otro es el de la creatividad, de la innovación y del arte”.

Cuando se cuenta un chiste, el mismo es procesado en el hemisferio izquierdo; sin embargo, cuando lo hacemos con el Yoga de la Risa sin ningún motivo, es el hemisferio derecho –el de la creatividad e innovación– el que trabaja y procesa.

Esa es la técnica de reír sin motivo a través de unos ejercicios simples. Ahí es donde se experimenta el poder de la risa. “En nuestro interior tenemos una farmacia. Ahí hay un sistema endócrino, que son glándulas que segregan hormonas y tienen múltiples funciones. Lo que hacemos, a través de esta técnica, es aprender a manejar ese sistema endócrino a nuestro favor, para subir nuestros niveles de energía, para subir nuestro sistema de defensa, para subir todo lo que hay detrás, de manera natural”.

Qué es el Programa de Mejoramiento Humano

El Programa de Mejoramiento Humano PMH, creado por Christian Ramos, trabaja en el ser, para que las personas, que son parte de las organizaciones, puedan compartir de una manera diferente los espacios de la organización con sus compañeros.

Cuando la comunicación no es buena en esos espacios, las relaciones no son muy buenas, las inconformidades son altas por eso se busca que esas personas mejoren como seres humanos.

No se trata de pensar solamente en el bienestar de la organización, hay que pensar en el ser y desde ahí construir y unir los propósitos personales con los propósitos organizacionales, asegura Ramos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *