EXALTAN OBRA, CALIDAD HUMANA Y LEGADO DE SERGIO ANTELO | Unifranz

EXALTAN OBRA, CALIDAD HUMANA Y LEGADO DE SERGIO ANTELO

EXALTAN OBRA, CALIDAD HUMANA Y LEGADO DE SERGIO ANTELO

La Universidad Privada Franz Tamayo (UNIFRANZ) realizó este miércoles en su sede de Santa Cruz un conversatorio sobre el legado y la obra intelectual del arquitecto cruceño Sergio Antelo Gutiérrez (1941-2018)

Una semblanza de admiración, gratitud y evocación de Sergio Antelo Gutiérrez (1941-2018) fue el conversatorio sobre la obra intelectual y el legado del arquitecto y exalcalde cruceño, realizado la noche del miércoles en la sede de la UNIFRANZ en Santa Cruz.
Como un Quijote cruceño, un idealista y soñador fue considerado Antelo, quien fuera precursor en muchos ámbitos de la sociedad, líder político, lúcido intelectual y extraordinario ser humano.
El Vicerrector de la UNIFRANZ en Santa Cruz, doctor Carlos Dabdoub Arrien, evocó a su amigo Sergio (Yeyo) Antelo y consideró el conversatorio un homenaje al hombre que “no ha muerto, y que va a revivir en los análisis y debate de sus ideas, muchas de ellas vanguardistas”.
Agradeció la gentileza de la Sociedad de Estudios Geográficos e Históricos de Santa Cruz para la organización del evento, que se desarrolló en un auditorio a lleno total, con la presencia de familiares, amigos, estudiosos de la vida y obra de Antelo, además de autoridades, profesores y estudiantes de la UNIFRANZ.
Como preámbulo del panel, el filósofo Gustavo Pinto reseñó brevemente la trayectoria del líder autonomista, artífice de obras emblemáticas de la ciudad, como el Aeropuerto Internacional Viru Viru y la ex Terminal de buses, y uno de los pensadores cruceños que han contribuido a entender a Santa Cruz y a Bolivia desde otra perspectiva.
Recordó los principales hitos en la vida de Antelo, como sus luchas autonomistas en busca de construir una propuesta regional con identidad y su obra intelectual, en especial los libros publicados en los últimos dos años: 1877. Rebelión en la sombras y Los cambas, nación sin estado.
La historiadora Paula Peña hizo un exhaustivo panorama de las luchas por la descentralización del poder en Bolivia y el liderazgo de Antelo desde el departamento de Santa Cruz, defendiendo la identidad y la cultura cruceñas.
El abogado e intelectual Enrique Fernández reflexionó con agudeza sobre la postura filosófica de Antelo con respecto al papel e influencia del Estado al abordar el derecho de los cruceños a la descentralización. Según Fernández, el pensador coincidía con filósofos de otras latitudes cuando defendía la pertinencia de “un Estado mínimo y un máximo de sociedad”.
Refirió que cuando Antelo aludía a la autodeterminación, estaba planteando la posibilidad de que se realizara una consulta popular en la que los ciudadanos pudieran adoptar una posición y decidir qué tipo de Estado quieren.
En una intervención muy emotiva, su colega y amigo Fernando Prado se enfocó en los aportes realizados por Antelo -graduado de la Universidad Federal de Pernambuco, Brasil- a la arquitectura moderna de su ciudad natal, así como su contribución a la cultura, a la fundación del Colegio de Arquitectos de Santa Cruz y su incursión en la gestión pública, como alcalde y concejal.
No olvidó el protagonismo de Sergio Antelo en la reubicación de los damnificados por el desbordamiento del río Piraí en 1983 y la creación del llamado Plan 3000, y cedió la palabra al colega Carlos Barrero, cuya propuesta de que la plaza El Mechero de esa ciudadela lleve el nombre del renombrado arquitecto fue muy aplaudida por los presentes.
Roberto Barbery, exministro de Participación Popular del Gobierno del Presidente Carlos Mesa, exaltó el afán permanente de Sergio por seguir conociendo y aprendiendo, y lo evocó como un pensador libre, que estaba por encima de “la filosofía de gremio y el espacio corporativo, de las divergencias filosóficas y políticas. Fue un ser humano extraordinario”, concluyó.
Al culminar las exposiciones de los disertantes, más que una ronda de preguntas y respuestas, se suscitó un fructífero intercambio de ideas y criterios entre el público asistente y las personalidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *