Adrián Ortiz, el estudiante creador de héroes de videojuegos | Unifranz

Adrián Ortiz, el estudiante creador de héroes de videojuegos

Adrián Ortiz, el estudiante creador de héroes de videojuegos

Es increíble ver como un trazo termina en un personaje animado para videojuegos gracias a la habilidad y creatividad de cientos de miles de jóvenes que son atrapados por la ilustración y el diseño gráfico. “Lo importante es animarse a dar el primer trazo”, dice Adrián Jaime Ortiz Mérida, artista ilustrador y estudiante de la carrera de Diseño Gráfico y Producción Crossmedia de UNIFRANZ.

Son imágenes capaces de transmitir emociones, que nacen en el ingenio de Adrián, quien desde niño se apasionaba por el dibujo. Adrián utiliza su talento dando vida a personajes animados mientras continúa sus estudios cursando en el sexto semestre de su carrera.

Cuenta que por influencia familiar terminó estudiando Ingeniería Industrial, el tiempo le demostró que lo suyo estaba en el lápiz y comenzó a realizar múltiples bocetos que terminaron por devolverlo al arte de la ilustración y el diseño gráfico. 

“Nada sale bien a la primera, todo trabajo necesita pulirse”

Mientras escribía su tesis de Ingeniería –relata el artista– llenó un sinfín de cuadernillos con dibujos o retratos a mano alzada. Una charla con su papá Jaime Ortiz, sobre lo que le pasaba logró reconducir su camino.  Con el apoyo incondicional de su familia, comenzó un nuevo viaje para cumplir su sueño, potenciar su talento y convertirse en artista ilustrador de dos empresas de desarrollo de videojuegos. Reinventarse fue un proceso de creación y transformación.

Con el tiempo y la práctica, los retratos que hacía se convirtieron en personajes creados con un estilo propio. En el 2021, el ilustrador fue elegido para realizar sus prácticas empresariales en la empresa internacional de videojuegos Mampel Skyliner. Allí, durante tres meses, aprendió con mentores internacionales y fue contratado como Artista Asociado para crear otros personajes y sus mundos en juegos como Ecomasters.

El joven ilustrador cumplió el sueño de muchos jóvenes al formar parte del universo gamer. Su pasión por crear y su curiosidad por nuevas técnicas para plasmar sus ideas le impulsaron seguir su pasión.  En la actualidad, se desempeña como Lead Artist (artista principal). 

La interacción de sus habilidades y conocimiento en la práctica a través de pasantías, despiertan habilidades increíbles en cientos de jóvenes que aprenden haciendo, dice Alejandra Basta, Directora de Carrera de UNIFRANZ. “De diez estudiantes que realizaron la pasantía sólo Ortiz, tomó la convocatoria, una puerta para buscar mejores oportunidades y las consiguió” apunta orgullosa.

Este año, Roxana Sánchez, otra estudiante de la carrera, lo invitó a participar como artista conceptual de personajes y escenarios en Virtual Sonqo, una empresa boliviana de desarrollo de videojuegos. “Como artista me siento altamente valorado y motivado a seguir apoyando el proyecto”, comentó Ortiz.

Cuando el boceto está definido, inician los trazos precisos para pulir y dar forma a la ilustración, dice Adrián, antes de recibir la noticia de que es parte del cuadro de honor de la universidad por su promedio que supera los 98 puntos. 

Desde la creación del primer videojuego en 1972, la industria se ha consolidado como un universo de posibilidades laborales para la creatividad.

 

Kayan y el viaje del papel a la animación digital

Para comprender al artista es necesario entender sus procesos. Adrián inició la creación de su último personaje Kayan como un boceto sencillo en uno de sus cuadernos. 

“Para la historia y el personaje me inspiré en la conexión de la fantasía, con un viaje con sentido, si bien existen mundos fantásticos y hermosos nunca deja de existir la tragedia y los problemas (..) así se forman los héroes”, apunta.

El viaje de su personaje, al igual que la digitalización y animación del mismo, es largo. Inicia con una fotografía del boceto dibujado en papel que se utiliza para delinear un primer boceto digital en el cual se van creando las formas y fondos para luego dar los detalles de texturas y elementos en primer plano. Por último, se introduce al personaje en la escena y se procede a animar cada capa de la ilustración digital para conseguir el movimiento.

Ortiz asegura que está en proceso de reinvención constante, pero en un futuro se ve a sí mismo dirigiendo su propio estudio o creando sus propios proyectos en las empresas donde trabaja actualmente. 

“En Bolivia hay mucho talento y hay ganas, en un futuro me gustaría poder ayudar a otras personas a desarrollar ese talento (..) Me siento emocionado porque trabajo en lo que siempre he querido y se me han ido abriendo las puertas”, finaliza.

Adrián Ortiz, el estudiante creador de héroes de videojuegos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *